Lunes 18 Diciembre 2017

El azarbe: Sobre abejas, colmenas y un veterano apicultor

Hay quien ve a las abejas como insectos molestos y desagradables. Sin embargo, son unos seres vitales en los ecosistemas y más aún en la agricultura.

Responsables de la polinización del 30-40% de las plantas que comemos y de casi todos los árboles frutales. Las abejas viven agrupadas en colmenas. Grandes y complejas colectividades, muy bien organizadas, donde cada abeja coopera con un rol específico y el conjunto está siempre por encima del individuo. Un gran ejemplo para las sociedades humanas que durante siglos nos hemos aliado y aprovechado de ellas, a través de la apicultura, pero que en las últimas décadas las estamos poniendo en riesgo.

La apicultura es un oficio, tradición y arte centenario a través del cual los humanos cuidamos de las colmenas y abejas, aprovechando lo que ellas producen. Principalmente la miel, aunque también otros productos igualmente ricos y saludables como la jalea real, el polen o los propóleos (especie de resina con elevadas propiedades desinfectantes y analgésicas). Éstos se consumen directamente o bien se utilizan para fabricar productos dietéticos, farmacéuticos y cosméticos. Algunos otros derivados son el vinagre de miel o la hidromiel (una bebida alcohólica que ya fabricaban los vikingos fermentando miel con agua). Desde la antigüedad, muchas han sido y son las familias que viven de las abejas. Aún con todo, Aragón es una comunidad sin demasiadas colmenas: 115.000 aproximadamente, que producen unas 1.000 toneladas de miel; respecto a las 2.780.000 de España, que generan 33.000 Tn de miel y cuyas zonas más mieleras son Andalucía, Extremadura y Castilla-León.

En cuanto a los costes, el precio de un enjambre está en 60-70€; a lo que hay que sumar el armazón o estructura que forma la colmena. Cada colmena tiene un número diferente de abejas (una reina, diversos zánganos y muchas obreras), llegando a superar con creces las 1.000 abejas. La reina vive varios años y no para de poner huevos (hasta 2000 al día) para regenerar las que van muriendo, ya que en temporada, una abeja vive tan solo entre 20 y 25 días. Cada colmena produce unos 10 kg de miel por temporada, así como 0,8 kg de cera y 0,5kg de polen. El consumo medio de miel por persona en España es de 0,5 kg/año.

Ahora bien, en los últimos tiempos las colmenas están disminuyendo de manera importante tanto en Europa, como en el mundo en general. Diversas amenazas están poniendo en riesgo (y más seriamente de lo que creemos) a las abejas: los plaguicidas (insecticidas y herbicidas que matan o desorientan a las abejas); la tendencia al monocultivo en algunas zonas que reduce la variedad del polen; enfermedades fúngicas y parásitos como ácaros o la varroa; depredadores como el abejaruco; especies invasoras como la avispa asiática, que se alimenta de las propias abejas; o el cambio climático y sus conocidas consecuencias sobre los ecosistemas. Tristemente, tras la mayoría de estas amenazas se encuentra la mano humana. Por ejemplo, la avispa asiática llegó a Francia hace pocos años en unos contenedores de madera importada procedentes de China. Desde entonces no para de aniquilar abejas y colmenas en buena parte de Europa.

En nuestra comarca no hay demasiada actividad apicultora. En la actualidad tan solo hay 12 apicultores censados, la mayor parte de los cuales tiene una o dos decenas de colmenas y destinadas mayormente al autoconsumo. La tipología de nuestra zona y nuestros secanos de poca flora, hacen que estas colmenas no sean demasiado productivas, aunque la miel que se produce es de una calidad excelente. Por ejemplo, la preciada miel de romero. Eso sí, contamos con el señor José Blasco Casamián, de Sástago, quien a sus 87 años sigue enamorado de las abejas y quien con un centenar de colmenas continúa con una tradición familiar que le inculcó su padre desde los 12 años. A pesar de su edad, rezuma vitalidad y conocimiento apicultor. No hay día que José no visite sus colmenas y disfrute del entrar y salir de las abejas con sus patas amarillas cargadas de polen. Además, transmite su conocimiento a jóvenes interesados en la apicultura, intentando que no se pierda la tradición y el amor por las abejas. Un animal tan apasionante como necesario para nuestra vida natural. Quien quiera saber más sobre miel o abejas, puede pasar por Sástago, preguntar por él y será dulcemente atendido.

Calendario de Actividades

Diciembre 2017
D L M X J V S
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Vídeo destacado

PROMOCIONES

Ayuntamiento de Cinco Olivas

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y para recopilar información estadística. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más