Jueves 23 Noviembre 2017

Quisiera aprovechar estas primeras líneas para darte la bienvenida a la nueva sección de este nuestro periódico comarcal. En "aprende a cuidarte" estarás informado de todo aquello que te preocupa sobre tu salud. Dedicaremos estos párrafos a aportar soluciones, resolver dudas e inquietudes acerca de todo lo relacionado con la salud desde el punto de vista de la fisioterapia, la osteopatía y la naturopatía.

Hoy quisiera escribir sobre una duda que muchos de mis pacientes me reportan en mi día a día, y es: ante una lesión, qué me pongo ¿frío o calor? Cuando nos lesionamos o cuando nos duele algo, siempre hay alguien que nos recomienda ponernos calor y, de pronto, aparece otra persona que te recomienda que te pongas frío; ¿A quién hacemos caso? ¿Estamos haciendo bien? Aquí tenemos unos ejemplos para aprender a diferenciarlo.

CUANDO PONER FRÍO: el frío, aplicado a través de bolsas de hielo, baños con agua muy fría o sprays de hielo líquido, está indicado en las lesiones agudas, es decir, en aquellas que se acaban de producir o en los días siguientes a las mismas. Como mucho lo pondremos entre 10 – 15 minutos protegiendo siempre la piel con una toalla o una tela y haremos varias aplicaciones al día. El frío reducirá la inflamación y tendrá un efecto anestésico sobre la zona aplicada. Estas lesiones agudas son: esguinces, golpes, chichones, luxaciones, rotura de fibras musculares, tendinitis aguda, inflamación aguda (cursa con piel roja, caliente y con presencia de mucho líquido en la zona). Poner especial cuidado en proteger la piel, ya que podríamos sufrir una quemadura térmica, y no aplicar antes de hacer ejercicio, ya que podría anestesiar la zona y provocar o aumentar una lesión; ni aplicar más de 40 minutos, porque podría crearse una parálisis por frío. 

CUANDO PONER CALOR: el calor, aplicado con almohadillas eléctricas, sacos de semillas, bolsas de gel, bolsas de agua o infrarrojos, está indicado en las lesiones crónicas o bien cuando ya ha pasado la primera fase de la inflamación. Al aplicar calor estamos produciendo un aumento de sangre en la zona, una disminución de la presión arterial y un efecto sedante debido a la relajación muscular y alivio de la fatiga muscular. Las lesiones en las que está indicado el calor son: Contracturas, torticolis, lumbalgias, cervicalgias, lesiones por esfuerzo, mala postura, rigidez tanto muscular como articular, artrosis, antes de entrenar (para aumentar la flexibilidad y evitar lesiones). Poner especial cuidado en no quemarnos, el calor ha de ser suave y agradable. No por ponerlo más intenso hace más efecto. Su aplicación será de 20-30 minutos como máximo.

Por resumir: el frío está indicado en lesiones agudas, que cursan con inflamación, rojez, tumefacción y dolor intenso. El calor lo aplicaremos en lesiones más crónicas que cursan con un dolor menos intenso, rigidez y aumento del tono muscular.

Si a pesar de todo tienes dudas, ponte en contacto con tu fisioterapeuta de confianza.

Si quieres realizar una consulta relacionada con la salud y quieres que te conteste en un artículo de zafarache, puedes hacerla escribiendo al e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Pilar Jardiel, fisioterapeuta colegiada número 433

Calendario de Actividades

Noviembre 2017
D L M X J V S
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Vídeo destacado

PROMOCIONES

Ayuntamiento de Cinco Olivas

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y para recopilar información estadística. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más