Viernes 15 Diciembre 2017

Los Amigos de Rueda informan: Rueda se para y languidece

Tan solo una pequeña parte del conjunto de agua que lleva el río a la altura del puente sobre el Ebro de Escatrón pasa por el canal, atraviesa la pequeña compuerta del muro de hormigón y lleva el agua a la caja de la noria del Monasterio de Rueda, mecanismo que posibilita que esta funcione con caudal suficiente, articulando el funcionamiento de la noria y el molino harinero.

Esta es la respuesta a la pregunta sobre la situación en la que se encuentra la noria de Rueda: sencillamente la han dejado con una pequeña parte del gran caudal de agua que necesita para andar.

La gran importancia que tenía mantener el caudal constante para alimentar el movimiento de la noria era algo sobradamente conocido por la gente de la zona. En tiempos pasados, los azudes no tenían la solidez de la que están dotados en la actualidad, ya que no estaban terminados con grandes cantidades de hormigón. Debido a la poca consistencia que tenían los materiales, las grandes riadas producían enormes portillos en el azud, lo que conllevaba fuertes pérdidas en la cantidad de agua de alimentación a la noria. Esto producía escasas revoluciones y, por consiguiente, la poca elevación de agua para el riego de las huertas colindantes.

El canal de conducción de agua a la noria y al molino harinero de Rueda termina en una cámara de regulación, con un batidero o desagüe que, de forma natural, elimina el caudal sobrante y mantiene la altura de agua ideal para el buen funcionamiento de noria y molino.

Es en esta cámara donde se instalan las tomas de agua para el riego de la finca de Rueda y el suministro a la Hospedería del Monasterio. Esto, en un principio, no causó ningún problema, ya que la gran cantidad de agua que llevaba el canal lo permitía, pero al sufrir esta enorme pérdida de caudal ha sido necesario cerrar la compuerta de entrada a la noria y mantener la altura de agua suficiente de captación en la cámara, para que se alimenten las bombas de riego de la finca y Hospedería del Monasterio, lo que lleva consigo una enorme pérdida de revoluciones en la noria y en ocasiones el paro total. Esto, unido al nulo mantenimiento de las partes de madera que forman la noria, hace que por los canjilones rotos y agrietados se pierda gran parte de la poca agua elevada. Todo esto ofrece a los visitantes del Monasterio un espectáculo de descuido, abandono y tristeza que la noria de Rueda, la más grande de Europa, no merece.

Nos pareció una excelente idea colocar en el canal de alimentación los medios necesarios para proceder al corte de agua de las instalaciones, siendo necesario para reparaciones y limpieza de todo el conjunto, pero manteniendo el caudal que había antes de colocar la compuerta.

Se ha tratado de solucionar el problema de distintas formas: se ha colocado un bay –pass, un tubo de gran diámetro, que rodea el muro de hormigón con su tajadera para que aumente la cantidad de agua, se ha ajustado la caja de la noria y se ha bajado algo el suelo de entrada de la compuerta, entre otras cosas. El conjunto de estas actuaciones, indudablemente, ha incrementado el caudal, pero no ha conseguido su fin. Lo que se pensaba que podría ser una solución, no ha sido nada más que otra "chapuza". El caudal es muy similar, y como consecuencia, la noria de Rueda sigue sin funcionar.

Todos sabemos que hoy por hoy es complicada la situación económica y que el buen funcionamiento de la noria conlleva un coste, pero está claro que sin mantenimiento y sin las actuaciones necesarias en la noria esta dejará de funcionar para siempre, cayendo así en el olvido. Y todo, simplemente, por no prestar el auxilio necesario para su conservación, mantenimiento y funcionamiento.

Rectificar y reconocer los errores es de sabios. Desde un principio se debió de asumir que la compuerta era pequeña y haberla sustituido por otra con la anchura necesaria para suministrar el primitivo caudal que la noria tenía.

Ni la anterior Junta Directiva de la asociación ni la actual han permanecido pasivas y han denunciado esta lamentable situación. Desde el primer momento se ha comunicado lo que pasaba a las autoridades competentes, a los responsables de construcción y de mantenimiento. También se han mantenido reuniones con la Dirección General de Turismo.

Lejos queda ahora aquel 23 de junio de 2008, día del acto de la inauguración oficial de la noria de Rueda, con presencia de autoridades máximas del Gobierno de Aragón. Nadie podía pensar que siete años después la instalación hidráulica y su entorno se hallaría en las circunstancias de abandono en las que actualmente se encuentra; la noria tiene canjilones de madera rotos y agrietados y las partes metálicas están oxidadas y desgastadas. Qué decir de las zonas ajardinadas, sin ningún mantenimiento, como podemos ver en las fotografías. Deplorable situación que una y otra vez venimos denunciando ante su titular, la DGA, aunque esta parece no tener ninguna intención de tomar medidas.

Desde el Gobierno de Aragón se permite que las instalaciones vayan deteriorándose día a día, y a la suciedad se unen los excrementos de aves, incluso en las zonas interiores, donde nunca estuvo prevista la entrada de estas.

Otro de los problemas corresponde a los comportamientos incívicos y vandálicos; muestra de ello son los daños ocasionados en el alumbrado de balizamiento en la bajada a la noria: luminarias rotas, unas por el vandalismo, otras por el mal uso de las instalaciones.

Qué decir de la invasión de la naturaleza en todo su esplendor: maleza, sisallos, cardos y malas hierbas pueblan senderos que un día fueron trazados pensando en paseos en los que el viajero pudiera disfrutar de unas maravillosas vistas.

Ante esta situación, lo más sangrante de todo es la falta de respuesta, de voluntad y de visión de futuro.

Las posibilidades de Rueda son muchas, pero todas pasan por una planificación de los recursos y una óptima gestión. La solución debe acometerla el Gobierno de Aragón planteando, por ejemplo, programas formativos y educativos que den solución al mantenimiento, tanto del entorno como de las zonas comunes. Existen múltiples fórmulas que pueden aplicarse en Rueda para dar solución a sus problemas, pero lo fundamental es la implicación de su propietario, una implicación que hoy por hoy no existe.

Desde nuestra asociación tenemos la imperiosa necesidad de mantener reuniones con responsables del Gobierno de Aragón para explicar la situación y reclamar un giro de 180 grados que dé solución a los problemas del Monasterio de Rueda. Queremos seguir luchando por mantener un patrimonio cultural que es de todos los aragoneses y que la desidia y la mala praxis está echando a perder delante de nuestros ojos.

La junta Directiva.

20160113-zafarache-Colaboraciones-Rueda20160113-zafarache-Colaboraciones-Rueda220160113-zafarache-Colaboraciones-Rueda320160113-zafarache-Colaboraciones-Rueda4

 

Próximas Actividades

Calendario de Actividades

Diciembre 2017
D L M X J V S
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Vídeo destacado

PROMOCIONES

Ayuntamiento de Cinco Olivas

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y para recopilar información estadística. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más