Jueves 29 Junio 2017

El azarbe: La muerte del sector lácteo

Uno de los sectores más simbólicos de nuestra ganadería, el vacuno de leche, se nos muere. En nuestra comarca, tan solo queda una granja de vacas de leche: la Carretera, de Carlos Pérez Subías, en Quinto. 60 vacas en ordeño. Y está en camino de cerrar. Con el precio al que le compran la leche no llega ni a cubrir los gastos de su explotación.

El desarrollo de la vaca de leche, frisona, de grandes pintas blancas y negras, tiene un bonito origen. En el año 1852, un ganadero de Boston compró la primera frisona al capitán de un barco de origen holandés. Esa sola vaca daba de beber a toda la tripulación de su barco durante la travesía del Atlántico (más de un mes). El ganadero americano, entusiasmado, compró esa vaca y al poco tiempo hizo traer un par de toros y tres vacas más. En menos de 10 años, las vacas frisonas que pastaban por tierras norteamericanas se contaban por miles. En la actualidad, en Estados Unidos hay más de 8,5 millones de cabezas que descienden de esos primeros ejemplares. Entre ellas algunos de los mejores sementales, que producen el semen con que se inseminan la mayoría de vacas lecheras del mundo. Exacto, ya no hay toros sementales en las granjas. Hoy día es todo inseminación, lo que también supone un gran negocio. Una dosis de semen tiene un coste de entre 20 y 70 euros aproximadamente. Por ejemplo, hay un gran semental, un toro llamado Juror, que tiene más de 300.000 "hijas" en todo el mundo. Su empresa estima que la facturación del semen de ese toro supera los 33,5 millones de euros. Y es que sus hijas y las vacas de ordeño actuales producen alrededor de 35 litros de leche al día. ¡Alguna incluso puede superar los 60 litros!

Pero dejando los animales y volviendo al mundo ganadero, la realidad del sector lácteo es desastrosa. El sector a nivel nacional está muy mal planificado. España consume 9 millones de toneladas de leche, mientras que tan solo produce 6,5 millones. El resto se debe importar y son principalmente productos lácteos ya elaborados, como yogures, quesos y leche en polvo. Productos con mayor valor añadido y que generan más beneficio. Es decir, al contrario que hacen otros países como Francia o Italia, nos bebemos nuestra leche (barata) y les compramos sus quesos (más caros). Además, con el final de los cupos que regulaban la producción en Europa, los ganaderos han empezado a producir más, con lo que hay mucho excedente de leche en el mercado.

Además de los ganaderos hay varios agentes que también influyen en esta dramática situación: la industria láctea, la distribución y los consumidores finales, o sea nosotros, que cada vez consumimos menos leche. La crisis y los cambios en nuestros hábitos alimenticios han hecho que pasemos de consumir 100 litros por persona y año en el 2000, a 72 litros/año en la actualidad. Además, cada vez compramos más la leche de marcas blancas y a un menor precio. En la actualidad más del 60% de la leche que se vende en España es de marca blanca.

Por su parte, la industria láctea exprime al máximo a los ganaderos, pagándoles entre 22 y 28 céntimos de euro el litro. Hace dos años, la CNMC multó con 88 millones de euros a la industria láctea por repartirse el mercado y pactar precios (bajos). Además, dado que la leche es un producto perecedero y que necesita ser retirado de las granjas casi diariamente, presionan a los ganaderos con la posibilidad de no comprar-retirar la leche si no es a esos precios bajos, con lo que éstos tendrían que tirarla. Algo que ya está pasando en otros lugares de Aragón y España.

En cuanto a la distribución (supermercados y grandes superficies), cada vez tiene más poder. Más que la industria láctea y más que los ganaderos. Utilizan la leche como producto reclamo, reventando precios a través de las marcas blancas. Incluso a veces por debajo del precio de coste: pierden algo con la leche, pero ganan mucho más en el resto de productos que venden.

Y por último encontramos a los ganaderos. Mal o nada agrupados y con pequeñas explotaciones de 50 a 100 vacas la mayoría de las veces. Trabajando noche y día. Recordemos que cada vaca se ordeña entre 2 y 3 veces al día. Es decir, cada 8 o cada 12 horas. Todos los días del año. Hace 20 años en nuestra comarca había 6 granjas lecheras. En España más de 100.000, de las que ya quedan menos de 20.000. Aquí, la última de ellas, también está a punto de cerrar. ¿Será entonces cuando nos empecemos a fijar en la procedencia de la leche que bebemos, los yogures y el queso que comemos?

 

Daniel Budría, sociólogo

Overall Rating (0)

0 out of 5 stars

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Próximas Actividades

30 Jun 2017
08:00PM - 12:00AM
24 horas de fútbol sala
03 Jul 2017
10:00AM - 12:00AM
II colonias musicales en Quinto
07 Jul 2017
08:30PM -
Tapas a la fresca en La Zaida

Calendario de Actividades

Junio 2017
D L M X J V S
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Vídeo destacado

PROMOCIONES

Ayuntamiento de Cinco Olivas

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y para recopilar información estadística. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más