Lunes 25 Septiembre 2017

El azarbe: La alfalfa, la reina de las leguminosas

Es curioso que la alfalfa sea el cultivo más sembrado en nuestros regadíos y sin embargo sea de los que menos se consumen en cercanía.

El hecho es que la reina de las leguminosas, como también se conoce a la alfalfa, es caviar para los animales por su alto contenido en proteína, vitaminas y fibra de alta calidad, pero a un precio que nuestros ganaderos no suelen pagar. Por eso casi tan solo se consume en explotaciones de vacas lecheras, donde es necesaria para conseguir buenos rendimientos y calidades. ¡Pero recordemos que en la actualidad en la Ribera Baja del Ebro ya no queda ninguna granja de vacas lecheras! Nuestra alfalfa se vende a otras zonas del país y principalmente, el 75%, se exporta. Y no a países cercanos, sino a otros como los Emiratos Árabes, China o Arabia Saudí. Ellos la pagan bien y dedican su agua a otras actividades. Curiosos los caprichos (y tal vez sinsentidos) de la globalización.

El hecho es que la alfalfa es un cultivo con mucha tradición en nuestra zona, del que tenemos un buen dominio y con múltiples aspectos positivos: larga permanencia en el terreno, de 5 años o más, con producciones bastante estables; buena sanidad; bajas necesidades de abonado; y capacidad de fijar el nitrógeno del aire en sus raíces, mejorando la capacidad de la tierra en los siguientes cultivos. Pero por encima de todo, es un cultivo muy adaptado al Valle del Ebro y en concreto a nuestra comarca: clima caluroso y sin lluvias en verano, PH básico de la tierra y disponibilidad de agua casi a discreción. Con todo ello y el buen manejo de nuestros agricultores, conseguimos producciones muy elevadas y de muy buena calidad. Curiosamente el 95% de la alfalfa que se siembra en España es del tipo Aragón. Y Aragón, con unas 80.000 hectáreas sembradas y producciones medias alrededor de las 13 toneladas/ha, produce algo más del 50% de la alfalfa española.

Pero para cumplir los estándares que se le exigen, aunque hay agricultores que aún la empacan en el campo, la mayor parte de la alfalfa (el 80%) se transforma a través de un proceso de deshidratación. La paca deshidratada es mucho más compacta y se conserva mejor, lo que facilita su almacenamiento y abarata su transporte. Por ejemplo: ¡Contenedores que vienen de China llenos de tuperwares de plástico importados y se van llenos de pacas de alfalfa!

Tenemos dos deshidratadoras en la comarca: la Pastora de Quinto y la Cooperativa de Pina. Cerca también están las de la Cooperativa de Fuentes y Bujaraloz. Esta última es propiedad del grupo árabe Aldahra, quienes prefieren comprar en origen la alfalfa a través de contratos con agricultores, controlar ellos mismos las calidades y los procesos de producción y llevarse el producto acabado. Y es que la deshidratación mueve también un importante negocio alrededor de la alfalfa, generando economía, puestos de trabajo e incluso se dice que ha salvado a alguna cooperativa de la zona.
En definitiva, la alfalfa es un gran cultivo que mueve mucho dinero y en el que somos muy fuertes, aunque al no consumirla nosotros también estamos muy expuestos a que nos la sigan comprando, China para sus vacas lecheras y sobre todo los jeques árabes para sus camellos. ¡Y que dure!


Dani Budría,sociólogo

Overall Rating (0)

0 out of 5 stars

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Próximas Actividades

Calendario de Actividades

Septiembre 2017
D L M X J V S
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Vídeo destacado

PROMOCIONES

Ayuntamiento de Cinco Olivas

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y para recopilar información estadística. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más