Viernes 24 Noviembre 2017
Imagen campaña promocional yo elijo pueblo de DPZ

La Diputación de Zaragoza lanzó el pasado 1 de septiembre una nueva campaña de publicidad que lleva por título 'Yo elijo pueblo', convencida de que la despoblación tiene un importante componente cultural relacionado con estigmas, estereotipos e ideas del pasado sobre el medio rural que no se corresponden con la realidad.

Por ello, además de mejorar los servicios y las infraestructuras en el medio rural, desde la Diputación de Zaragoza se pretende sensibilizar a la población para mitigar de forma progresiva este desprestigio cada vez más inmerecido que sufre.

"Las diferencias entre la gente que vivía en las ciudades y en los pueblos han sido muy importantes hasta hace bien poco, especialmente, durante la segunda mitad del siglo XX, cuando muchos pueblos y sus vecinos seguían sufriendo carencias fundamentales, tanto laborales como de infraestructuras y servicios, incluso de abastecimiento de agua y energía, que tenían garantizadas los vecinos de las ciudades. Esto provocó que se produjera un fuerte éxodo rural y que muchos pueblos hayan llegado a desaparecer o estén actualmente en una situación de agonía demográfica, pero vivir y crecer en un pueblo hoy en día no tiene nada que ver", ha asegurado el director de Comunicación de la DPZ, Rubén Cristóbal.

El medio rural ha estado vinculado a lo largo de su historia a una idea de menos nivel social y cultural que la ciudad y la corte. El fracaso de quienes se han quedado frente al éxito de quienes se han marchado. La leyenda de la espada de Damocles, originaria de la antigua Grecia, ya alude al temor y menosprecio de quienes vivían en la ciudad, "con su refinamiento", frente a "las humildes viviendas de los campesinos". Esta misma disyuntiva da lugar en el Renacimiento, aunque por oposición, a tópicos literarios como el Beatus ille, procedente también de la antigüedad clásica, o el menosprecio de corte y alabanza de aldea; y ya en la Latinoamérica rural del siglo XIX, al de la civilización y barbarie. Ese desprestigio nos ha perseguido hasta el gran éxodo de las últimas décadas del siglo XX y sigue siendo una rémora en la actualidad, pero ahora lo es sobre todo psicológica.

Vivir en un pueblo ha dejado de ser un problema en muchos sentidos. La mejora de los servicios, de las condiciones laborales, de las infraestructuras, pero sobre todo de las comunicaciones físicas y virtuales han volado por los aires esas diferencias sociales, culturales y económicas históricas; y solo falta que desaparezcan también del imaginario colectivo.

Una campaña para reivindicar otra forma de mirar el medio rural

La campaña 'Yo elijo pueblo' reivindica otra forma de mirar el medio rural para cambiar esta tendencia. Hoy en día, la vida en el pueblo permite disfrutar de muchas ventajas minimizando las desventajas, aunque también las haya. "Por ello, consideramos necesaria una campaña que mostrara sus fortalezas y dignificara la imagen de los pueblos, tanto para reforzar el orgullo de los que viven allí, como para atraer a los quienes viven en los núcleos urbanos. El spot reivindica la cercanía, la tranquilidad, el contacto con naturaleza y, en general, la idea del pueblo como lugar atractivo y viable para poner en marcha proyectos laborales, familiares y vitales", ha añadido. De este modo, la campaña, aunque es de la Diputación de Zaragoza, tiene un sentido universal aplicable a casi cualquier lugar.

 

Extra Digital

 

Calendario de Actividades

Noviembre 2017
D L M X J V S
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Vídeo destacado

PROMOCIONES

Ayuntamiento de Cinco Olivas

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y para recopilar información estadística. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más