Jueves 13 Diciembre 2018

La lumbalgia o lumbago es un dolor que afecta a la parte baja de la espalda. Suele venir acompañado de rigidez y dificultad para moverse y además es una patología que no suele dejar descansar, con lo cual puede llegar a ser muy engorrosa.

Puede cursar con dolor hacia la pierna y dependiendo de a que rama nerviosa afecte puede irradiar hacia detrás de la pierna, por el lateral externo o hacia la ingle, pudiendo provocar dolor o adormecimiento en la zona genital. En este caso, cuando un nervio está afectado, se denomina lumbociatica o ciática.

Las causas pueden ser muy diversas y su pronta solución derivara de un buen diagnóstico por parte del fisioterapeuta para ajustar el tratamiento a las necesidades del paciente.
Posibles causas:

• Contractura del músculo piramidal: este músculo profundo de la zona glútea se puede contracturar, aplastando al nervio ciático mayor provocando una lumbociatica muy molesta. Es de las patologías más fáciles de solucionar. Un buen tratamiento descontracturante y una corrección postural bastaría para solucionar el problema.

• Protrusión o hernia discal: entre vértebra y vértebra hallamos el disco intervertebral, el amortiguador natural de nuestra espalda. Con la edad o los esfuerzos, pierde densidad y puede "escaparse" hacia un lado o hacia delante, pinzando la salida del nervio. De peor perspectiva desde el punto de vista fisioterápico, requerirá de más tiempo y paciencia para su remisión.

• Dismetrías en las piernas o pies demasiado planos o cavos. Si pisamos mal, repercute directamente en nuestras caderas y de ahí, por su conexión con el sacro, a nuestra zona lumbar. Esto provoca una serie de rectificaciones que dan como lesión secundaria, dolor en la zona lumbar. Un correcto diagnóstico y una visita al podólogo para poner unas plantillas ayudaría a ir corrigiendo este problema de la estática corporal.

• Sobrecarga del músculo Psoas iliaco. Este músculo, gran desconocido, se apoya en la parte de delante de las vértebras lumbares y se apoya en la pierna, a la altura de la cadera. Es un flexor de cadera y también lumbar. Si se contractura en un lado, arrastra a la vértebra, la gira y puede provocar un pinzamiento lumbar. Un correcto estiramiento del músculo, una buena corrección postural con el paciente, colocar la vértebra en su sitio gracias a la osteopatía y una desintoxicación de intestino ayudaran con esta ciática tan peculiar.

• Cervicalgias: como ya hemos comentado en otros artículos, el cuerpo es un conjunto y si una parte se desequilibra, otra puede adaptarse a ese desequilibrio para ir rectos. Si esto se mantiene en el tiempo, puede originar lo que se conoce como una lesión secundaria, en este caso una lumbalgia. En caso de lumbalgias recidivantes, es conveniente revisar tanto la zona cervical como la mandíbula.

Así pues queda visto que el lumbago o la ciática es un problema mucho más complejo que una simple inflamación nerviosa y podemos entender por qué a veces, el jeringuillazo o la medicación no nos terminan de ayudar a la remisión del cuadro patológico.

Un correcto diagnóstico fisioterápico para atacar al problema principal es la clave para solucionar el problema de la mejor manera posible.

 


Pilar Jardiel

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ayuntamiento de Cinco Olivas
Ayuntamiento de Alforque

Calendario de Actividades

Diciembre 2018
D L M X J V S
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Vídeo destacado

PROMOCIONES