Martes 4 Agosto 2020

Tejer relaciones en COVID

Tejer redes

Qué difícil es contar a qué nos dedicamos en servicios sociales. Hasta los niños más pequeños saben que los médicos y demás personal sanitario se dedica a curar, pero qué pocos niños saben a qué se dedica el personal de servicios sociales.

Con la llegada del sistema de atención a la dependencia parece que reforzamos una parte importante de nuestra misión, la de cuidar, los servicios sociales cuidan a las personas que los necesitan. En estos tiempos ya son conocidos el servicio de ayuda a domicilio, las residencias y los centros de día. Y conocerlos de cerca nos evidencia la inmensa labor que estos servicios pueden realizar. Los mayores, si se sienten cuidados, son los habitantes más fieles al territorio en el que han vivido siempre y son nuestro mayor porcentaje de población y, hoy, uno de los mayores nichos de empleo.

Es en situaciones de emergencia, cuando la mayoría de la población se encuentra en peligro, en esos momentos en que nos sentimos frágiles y vulnerables, cuando sale a la luz con más intensidad otra de nuestras misiones: Los trabajadores de lo social nos dedicamos a tejer redes.

El ser humano es un ser social y, como tal, precisa de sus semejantes para vivir en plenitud. Hombres y mujeres somos más frágiles cuanto más solos estamos, y si las circunstancias son peligrosas precisamos más aun de la relación con otros. Y cuando nos volvemos mayores, caemos enfermos, tenemos necesidades económicas o nos encontramos tristes, precisamos más aún del contacto humano, de la mano que ayuda, sea real o virtual (porque la emoción que despierta es la misma).

En este tiempo de pandemia las circunstancias nos han obligado a dedicarnos a lo nuestro, a tejer redes, pero a través del teléfono, algo que no habíamos experimentado hasta ahora y que entraña más dificultad, por perder todo el contenido de la comunicación no verbal.

Y es que tejer redes es restablecer relaciones rotas, o deterioradas. Es dar lugar a hablar de ese hijo que añoras o de esos nietos que no puedes abrazar.

Tejer redes es preguntar y escuchar cómo se sienten las personas. Es atender a la tristeza, es buscar alternativas al aislamiento y a la soledad, es detectar los primeros síntomas de deterioro. Porque sí, hemos observado que en este tiempo de aislamiento y  “quédate en casa” las personas han perdido capacidades, el nivel de estímulos ha bajado drásticamente, la desorientación temporal e incluso espacial ha aumentado. La televisión como único informador ha generado una alarma aun más grave que la real. La soledad ha hecho más estragos que el COVID.

Porque tejer redes es saber adelantarse a las necesidades, es proporcionar recursos para cubrir lo básico, es buscar soluciones a los problemas cotidianos, que pueden convertirse en un mundo sin ayuda.

Porque tejer redes son esas llamadas de teléfono, programadas, habituales, que comienzan a formar parte de la cotidianidad dentro de un tiempo de excepcionalidad y que están configurando el modo de hacer de los servicios sociales en tiempos de pandemia.
Porque tejer redes es coordinarse con profesionales de otros sectores para proteger y cuidar mejor a la población. Tenemos tanto que agradecer a la colaboración y cooperación del personal de los Ayuntamientos, de Educación, de Sanidad,  a la Guardia Civil, etc..

Los servicios sociales siempre han trabajado tejiendo redes, es la esencia de los proyectos de inclusión, y también de los de prevención, como el de atención a víctimas de violencia, las ludotecas y las aulas de apoyo educativo. Sin embargo, somos más conocidos por zurcir sobre los agujeros que se generan en las redes cuando se usan o se abusa de ellas.

La ley nos ha nombrado “profesionales esenciales” en un tiempo de excepcionalidad, este tiempo en el que todo lo que tiene relación con la VIDA se ha reconocido como más importante que lo que tiene relación con la economía o el poder. Este tiempo que pasará a la historia como el tiempo del silencio durante el día y los aplausos a las 8. Para nosotras será el tiempo de la presencia, el tiempo donde hemos estado junto a los vecinos ayudándoles con sus trámites con las instituciones cerradas, y los plazos suspendidos, el tiempo donde hemos estado apoyando a las familias que más lo han necesitado de la forma más ágil y operativa posible y en el que nuestras compañeras de la ayuda a domicilio han estado trabajando en la calle, con los más frágiles aumentando en número de horas y de usuarios, multiplicando las tareas y creciendo en número de trabajadoras y, por lo tanto, generando empleo donde y cuando se necesita.

Esperamos volver a estar presentes en las calles y los despachos de cada pueblo de la comarca lo antes posible.

Ana Aranda, trabajadora social de la Comarca Ribera Baja del Ebro

Ayuntamiento de Cinco Olivas
Ayuntamiento de Alforque

Próximas Actividades

07 Ago 2020
06:00PM -
Paddle Surf en La Zaida
10 Ago 2020
06:00PM -
Aquagym en Velilla
12 Ago 2020
05:30PM -
Paddle surf en Sástago

Calendario de Actividades

Agosto 2020
D L M X J V S
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
Fernando el cuponero
Jóvenes carroceros

Vídeo destacado

PROMOCIONES