Viernes 19 Octubre 2018

10 años del espectáculo que consiguió unirnos como comarca

Han pasado 10 años desde aquel 27 de junio de 2008 en el que la Ribera Baja mostró su mejor cara: la de una comarca unida más allá del municipio al que se pertenezca.

A las ocho en punto de aquella calurosa mañana, seis autobuses salidos de todos los pueblos de la comarca muy temprano hicieron su parada en el Centro de Prensa, a las puertas del recinto Expo. Era el momento de repartir las acreditaciones para poder acceder al interior, algo costoso si se tiene en cuenta la cantidad de gente participante: más de 330 personas.

Después de probar sonido, Mariano Lasheras, director artístico de la obra, ubicó a los participantes en el espacio, para que todos tuvieran claro el desarrollo de su escena.

A un lado del palenque del pabellón de Aragón esperaban pacientes las carrozas que un poco más tarde serían parte fundamental del espectáculo: dos carrozas para las sirenas, (una para las que llevaban cola y otra para las que llevaban alas), una noria, (hecha en madera por el mismo carpintero que trabajó las partes de madera de la espectacular noria del Monasterio de Rueda), una barca, (cedida por el Ayuntamiento de Pina), y una plataforma sobre la que se alzaba la imagen de la diosa romana Cibeles. Todo esto, había sido transportado muy temprano hasta la Expo en los camiones municipales de Quinto, Sástago y Pina por un equipo de carga y descarga que no apareció en escena, pero que fue fundamental en el éxito del espectáculo, ya que sin las más de 24 horas seguidas de trabajo de este equipo, (que tuvo que esperar a volver a cargar las carrozas a que la Expo cerrara a las tres de la mañana), nada habría sido posible.

Tras las pruebas de sonido, le llegó el turno al equipo de maquilladoras y peluqueras, ya que, a pesar de que el espectáculo no empezaba hasta las 13.00 horas, tuvieron que comenzar muy pronto a organizarse. No era para menos: había que maquillar y peinar a lamias, sirenas y ninfas, aunque el maquillaje estelar fue el del "hombre pez", que durante más de tres horas necesitó el arduo trabajo en exclusiva de una de las maquilladoras.

Conforme se acercaba la hora del comienzo, los nervios iban en aumento: peregrino, barquero, monjes, campesinos y todos los actores que tenían texto repasaban por los rincones su papel mientras algunos otros repartían ya disfrazados folletos del espectáculo para animar a la gente a que se acercara a verlo. Mientras, los coordinadores de cada una de las escenas pululaban sin descanso de un lado a otro intentando que todo estuviera preparado.

A la una, con puntualidad británica, la música comenzó a sonar y la voz del narrador se abrió paso con cierta dificultad entre los numerosos asistentes para remontarse a tiempos en los que el ser humano todavía no existía, pero el Ebro ya estaba habitado por seres mágicos. En ese momento, apareció el río y, a continuación, las carrozas con las sirenas, seguidas por las lamias, las ninfas y el "hombre pez". Después, mientras el narrador hablaba de los primeros pobladores de la Ribera Baja, los romanos, -fundadores de Celsa-, una procesión de romanos precedida por el sonido de los tambores comenzó a desfilar por el palenque mientras realizaba un culto a la diosa Cibeles. La siguiente escena hablaba de los musulmanes y de las importantes infraestructuras hidráulicas que construyeron en la comarca para un óptimo aprovechamiento del agua: norias, azudes, acequias... También dejaron una fuerte impronta cultural: poblaciones como Alborge, La Zaida o Alforque son topónimos de origen árabe.

Después de que la noria saliera a escena y tuviera lugar un entretenido diálogo entre personajes, le llegó el turno al dance, que rememora las disputas entre moros y cristianos. Fue este el momento, en el que los danzantes de Pina salieron acompañados de más de cien músicos pertenecientes a las bandas de Quinto, Pina, Gelsa y Sástago, todos ellos vestidos con su correspondiente chilaba y tocando un tema compuesto y ensayado para la ocasión que hizo vibrar el palenque. Tras las mudanzas del dance y la retirada de las bandas, la escena de los musulmanes concluyó con un poema que volvió a llevar como acompañamiento el excelente sonido de la Laudística de Escatrón y Sástago.

La siguiente escena avanzaba en la historia hasta el año 1202, fecha en la que los monjes cistercienses fundaron el Monasterio de Rueda, y después unos campesinos representaron un pleito real que se produjo entre un vecino y el Monasterio de Rueda debido al riego de los campos. La escena siguiente tuvo como protagonista a un peregrino del Camino Jacobeo que contaba lo que más le había llamado la atención de cada uno de los pueblos por los que había pasado. Después, un barquero apareció en escena sobre su correspondiente barca y habló de la dura vida del barquero, figura esencial en todos los municipios antes de que se construyeran los puentes. En la última escena, un grupo de campesinas cantó canciones sobre el agua y cánticos populares de estos pueblos. Como colofón final, Marta Artal, que por aquel entonces era tan solo una niña vecina de Escatrón (hoy ya convertida en adulta), leyó unas conmovedoras palabras que invitaban a tratar a ese Ebro que ha marcado nuestra historia como "un amigo": "Quiero que penséis que sin él nada de lo que tenemos y somos sería posible... El río es como nuestro mejor amigo que, si algún día dejamos de tenerlo, lo vamos a echar mucho en falta...."

Tras las palabras de Marta, llegó el momento del saludo conjunto, que se produjo en medio de numerosos aplausos. Una emocionada presidenta de la comarca agradeció a todos los participantes su esfuerzo y su trabajo antes de que las bandas comenzaran a tocar de forma improvisada mientras se dirigían a los camerinos.

Un inoportuno apagón obligó a cerrar el comedor de los trabajadores de la Expo, así que más de uno se vio obligado a hacer fila pacientemente en alguno de los numerosos, pero concurridos restaurantes de la muestra. No hubo tiempo para mucho más: a las 17.30 horas volvió a comenzar el turno de camerinos para preparar el pase de por la tarde. A las 19.00 horas comenzó de nuevo "Iber, Ebro" en medio de numerosos espectadores. A pesar del cansancio, los actores no se relajaron y volvieron a darlo todo en la repetición del espectáculo. Al acabar, las bandas volvieron a improvisar y comenzaron a tocar lo que se convirtió en una charanga que hizo bailar durante casi media hora a propios y extraños en lo que fue un fin de fiesta que quedará para el recuerdo.

Así fue el día en el que la comarca llevó su historia hasta la Expo. Un precioso recuerdo que hemos querido compartir con vosotros una década después porque sois vosotros los que lo hicisteis posible.

20180627-zafarache-sociedad-expo2420180627-zafarache-sociedad-expo2320180627-zafarache-sociedad-expo2220180627-zafarache-sociedad-expo2120180627-zafarache-sociedad-expo2020180627-zafarache-sociedad-expo1920180627-zafarache-sociedad-expo1820180627-zafarache-sociedad-expo1720180627-zafarache-sociedad-expo1620180627-zafarache-sociedad-expo1520180627-zafarache-sociedad-expo1420180627-zafarache-sociedad-expo1320180627-zafarache-sociedad-expo1220180627-zafarache-sociedad-expo1120180627-zafarache-sociedad-expo1020180627-zafarache-sociedad-expo920180627-zafarache-sociedad-expo720180627-zafarache-sociedad-expo620180627-zafarache-sociedad-expo520180627-zafarache-sociedad-expo420180627-zafarache-sociedad-expo320180627-zafarache-sociedad-expo220180627-zafarache-sociedad-expo20180627-zafarache-sociedad-exp8

Ayuntamiento de Alforque

Calendario de Actividades

Octubre 2018
D L M X J V S
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Vídeo destacado

PROMOCIONES

Ayuntamiento de Cinco Olivas

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y para recopilar información estadística. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más